A través de este curso, se pretende que el agente aprenda unas técnicas básicas, que le permitan ejercer el control de manera efectiva sobre individuos agresivos en situaciones conflictivas, en las que haya contacto físico y riesgo para su persona o terceros y sobre todo, en casos en que el agente o agentes de policía y agresor caen al suelo, permitiendo al agente reaccionar ante la agresión de forma correcta y realizar una transición de fuerza en caso necesario.

 

Técnicas realistas adaptadas al trabajo policial que se encuentran dentro del marco legal de oportunidad, congruencia y proporcionalidad y dirigidas a salvaguardar siempre la integridad física del agente o de terceros, causando el mínimo daño al individuo reducido.

 

Es necesario mencionar que en la actualidad, hay un auge creciente de los deportes de contacto y las artes marciales mixtas y que dichos conocimientos están al alcance de todos, incluso de los delincuentes, esto unido a que la mayoría de conflictos y agresiones a policías se producen una vez han caído o los han tirado al suelo, hace necesario, por parte de los policías, el aprendizaje y entrenamiento de técnicas que permitan neutralizar este tipo de agresiones, que les permitan salir de este tipo de apuros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.